Tomar caña macerada con ruda el primer día de agosto de cada año es un ritual que no pierde vigencia: se cree que atrae la salud y la suerte, y aleja la envidia. Para cada familia, que arrastra la costumbre de generación en generación, la forma en la que se debe consumir el brebaje varía. Hay quienes dicen que se debe tomar en siete sorbos; otros, en tres tragos; uno largo y hasta un vaso entero. Eso sí: siempre en ayunas.
Ahora, ¿de dónde surge esta ceremonia de la que se habla y que se realiza cada primero de agosto? Todo comenzó entre los pueblos originarios de los territorios donde actualmente se encuentran las provincias de Misiones y Corrientes, que le adjudicaban a la planta de ruda múltiples propiedades medicinales para combatir parásitos y malestares gastrointestinales, y la utilizaban para calmar el ardor y la irritación provocados por picaduras de bichos y alimañas.
Debido a que en agosto se registraban las lluvias más importantes del año que, sumadas a las bajas temperaturas, causaban gran cantidad de muertes entre la población y su ganado, crearon esta suerte de remedio natural que consiste en mezclar caña con ruda para superar estos problemas.
En un principio, para elaborar el brebaje se utilizaban licores fabricados con chañar, patay, tunas o algarroba, y se les agregaba contra yerba o hierbas medicinales. La llegada de la ocupación europea a América hizo que los componentes de la mezcla fueran cambiando, hasta llegar a la receta que hoy conocemos.
Con la colonización española, la introducción del cultivo de caña para fabricar azúcar empezó a producir, en forma paralela, el aguardiente de caña. A esto se le sumó la llegada de la ruda a América, cuyas capacidades medicinales no pasaron desapercibidas.
A la combinación de planta y bebida, el imaginario guaraní le adjudicó distintas propiedades y virtudes, lo que derivó en la creencia popular de que la caña con ruda es un conjuro contra la envidia y la mala suerte. De hecho, se dice que debe consumirse “para espantar los males del invierno”.
La tradición dicta que hay que tomarlo el primero de agosto, pero hay quienes sostienen que hay tiempo hasta el 15. La fecha coincide con el “Día de la Pachamama”, que se celebra tanto en Argentina como en otros países de Sudamérica, en donde se realizan distintos rituales entre los que, por supuesto, está incluida la caña con ruda.