Autores hasta el momento ignorados, ingresaron a la Reserva Nº8 de INTA Balcarce y se apoderaron de cinco corderos, los cuales habrían sido faenados.
Según se pudo conocer, hace un tiempo atrás, los delincuentes habrían robado una cantidad igual de animales. La particularidad de este caso, es que son animales que no son aptos para el consumo, ya que se utilizan en ensayos. Consumirlos, puede traer problemas de salud.
Trascendió, que quienes cometieron el delito, conocían el lugar, ya que se encontraban en un sitio de difícil llegada.