Una década desde que el auto en el que viajaba con su familia por ruta 226 recibió el impacto del que conducía el ex campeón de Turismo Carretera Eduardo “Lalo” Ramos, alcoholizado según test que se le realizó y en tribunales recibió una condena a dos años y medio de prisión en suspenso y 4 años de inhabilitación para conducir.

“Se hace muy difícil estar emocionalmente estable, más viendo el deterioro de Thiago”, cuenta Rocío Dussek, la madre que lo acompaña a tiempo completo en esta etapa de mayores complicaciones que comenzó exactamente hace un año, cuando el último 29 de marzo se descompensó y debieron trasladarlo al sanatorio Garrahan de Capital Federal.

Sola, a cargo de Thiago y Oriana, su hija mayor que tiene 17 años y es su más fiel compañera en este derrotero, Rocío asegura que estos diez años son “una pesadilla” y que siente “ impotencia, bronca y dolor de tener a mi hijo base de 37 comprimidos por día”.

“Hoy lo veo se me estruja el alma porque no hay consuelo al verlo sufrir diariamente”, dijo a Ahora Mar del Plata. Desde el año pasado toda su alimentación es por sonda. Fue después de una crisis importante con una epilepsia de muy difícil control. “Se hace difícil el manejo, ya se probó todo estimulador bagal, implante en cabeza y medicaciones”, señaló.

Asegura que tras aquella internación en Buenos Aires, que demandó más de dos meses, a Mar del Plata “volvió otro nene” porque explica que Thiago desde entonces perdió las posibilidades que tenía de caminar por propios medios y la limitada independencia que tenía.

“Está pasando lo que nos dijeron: que iba a llegar un deterioro y gran desmejoría”, confirma Rocío, que para movilizarlo necesitó conseguir una silla postural, la última alternativa para llevarlo cada 15 días a controles o para hacer alguna salida. “Casi siempre a terapia, médicos, no hay otro plan posible”, dijo.

Sobre Ramos siente que ya dijo casi todo. Lamenta y le da bronca que haya tenido una pena mínima y que incluso siga manejando cuando “le arruinó la vida a mi hijo y a todos nosotros”. “Nunca tuvo empatía con el nene y lo que le pasó, y demuestra la calidad de persona que es”, dijo con mucha indignación.