La joven de 33 años que permanecía internada en el Hospital Felipe A. Fossati a raíz del trágico hecho ocurrido el pasado 27, en la vivienda de avenida Kelly entre 23 y 25, donde murió su hijo y su expareja se quitó la vida, recibió el alta por parte de los facultativos.
Por este motivo, se aguarda que en las próximas horas el fiscal Rodolfo Moure le pueda tomar declaración para conocer que fue concretamente lo que ocurrió en la tarde del jueves.