La totalidad de los integrantes del cuerpo de Bomberos Voluntarios debieron trabajar entre miércoles y jueves en Sierra Chata donde se generó un incendio de magnitud y provocó riesgo en sembradíos.

Federico Mancini, jefe del cuerpo, señaló que la situación siempre estuvo controlada, aunque en la madrugada del jueves, el fuerte viento hizo que el fuego se propagara. Afortunadamente, este tipo de superficie permitió a los bomberos poder llegar con las unidades cerca de los focos, con lo cual el trabajo, en algunos casos, se simplificó.

“Trabajaron en el lugar durante dos días todos los integrantes del Cuerpo Activo y recién este jueves luego del mediodía se pudo controlar la situación”, señaló Mancini, quien agregó que la falta de lluvias, puede llegar a provocar incendios de este tipo en cualquier sector del partido, motivo por el cual se solicita tener precaución a la hora de generar fuego.